miércoles, 12 de noviembre de 2008

Una forma distinta de mirar la crisis

nueva mirada ante la crisisActualmente nos encontramos atravesando una parte de la historia económica mundial, plagada de incertidumbre, miedos, desilusiones y desencantos. La intención del presente artículo no es explicar las causas que originaron la "crisis" -creo que muchos ya habrán leido, escuchado o estudiado miles de factores y han sacado sus propias conclusiones-, sino plantear una cuestión que muchas veces dejamos de lado, a fin de reincorporarla a nuestra esencia, entenderla e intentar aplicarla en todo momento. Como diría un famoso canta autor: "Es solo una cuestión de actitud".

Hay una realidad innegable: La situación actual nos afecta a todos. Es cierto, de acuerdo a las situaciones particulares y características personales de cada uno, nos vemos afectados en mayor o menor medida, negativa o positivamente, etc. Es parte integrante de esta misma realidad innegable que la gran mayoría de las personas se ven afectadas negativamente.

Incluyo a todos dentro de la misma bolsa, y todos son todos. Hay quienes se involucran completamente en los asuntos politico-económicos y se compenetran profundamente y, por el contrario, existen aquéllos que se desentienden de la situación e intentan ignorarla completamente, pretendiendo creer que ésto nunca estuviese ocurriendo, a fin de no enfrentar la cruda y tenebrosa realidad. El factor común entre estas dos clases de personas es que ambos grupos se ven afectados de igual manera. Ignorando la realidad, rehúsandonos a leer diarios, mirar las noticias, hablar con conocidos sobre estos temas, no impedirán que nos veamos afectados. En definitiva todos nos preguntamos ¿Qué pasará?; ¿Invierto en dólar, oro o euro?; ¿Compramos el auto ahora o mejor esperamos un poco?; etc.

Trasladando estos conceptos a situaciones más comunes y comprensibles, encontramos que cae el consumo; las empresas se ven obligadas a despedir personal y reducir gastos a fin de equilibrar sus presupuestos ante la nueva coyuntura; los emprendedores se ven en grandes dificultades a la hora de conseguir financiamiento y, en general, el crédito se vuelve mucho más caro y aumentan considerablemente los requisitos para poder obtenerlos; caen las inversiones; y, lamentablemente, en muchos países se comienza a temer por los propios ahorros. ¿Temer de quién? Del propio gobierno, que necesita dinero a toda costa y ante esta situación comienzan a circular los rumores acerca de que expropiarán los ahorros de la gente que sudorosamente y billete por billete han ido constituyendo. Peor es que estos rumores, dejan de serlo para convertirse en realidad. En Argentina ya ha pasado y está a punto de volver a ocurrir con las AFJP. Por ello ante la siguiente pregunta: "¿Por qué sacan la plata afuera en lugar de tenerla en Argentina?", muchos responden con razón: "Porque en Argentina la plata es nuestra y en el exterior el dinero es mío".

Descendiendo aún más a la cotidaneidad, jóvenes que intentan construir un futuro comienzan a sentir miedo. Miedo de no poder juntar dinero para comprarse un auto o de verse imposibilitados a acceder a un crédito hipotecario a fin de comprar una vivienda en la cual residir con su futura esposa. Visto desde un extremo, pero no por ello resulta falso, esta situación repercute sobre decisiones acerca de postergar un casamiento, concebir hijos, irse de viaje, etc. Se que a muchos les parecerá exagerado, pero se que existe gente que se sentirá identificada al leer estas palabras. Y esto es terrible.

Hacia una nueva mirada

Luego de leer los anteriores párrafos, seguramente quien se sienta identificado plenamente con dicha realidad innegable, se sienta desmotivado al pensar en ello. Lejos de desalentar a todos los lectores del presente artículo, me propongo brindarles un concepto a fin de que sirva como motivación de aquí en adelante.

Es sabido que las cosas externas pueden verse como un reflejo de las internas. Es decir, la forma en que uno se sienta interiormente con uno mismo, tendrá una influencia directa en su relación con sus semejantes y en su manera de vivir y analizar las situaciones de la vida. Es así como ante situaciones idénticas, respondemos de formas completamente distintas, lo cual podría parecer contradictorio. Por ejemplo quien está estudiando o realizando otra actividad y se ve interrumpido, a veces reacciona de manera tranquila, aceptando la interrupción y tomándose un descanso, mientras que otro día, esa misma persona al verse interrumpida, puede verse enfurecida contra quien lo molestó. De la misma manera, existen días en que uno se sube a un ferrocarril y el sonido del mismo puede parecernos como una onda sonora rítmica muy placentera, pero otro día este mismo sonido puede resultar un tormento para nuestro cerebro. Es por ello que lo externo es un reflejo de lo interno. El sonido del ferrocarril siempre es el mismo, nosotros (la parte interna de nuestro ser) no.

Es solo una cuestión de actitud

Expuesto todo lo anterior, quiero hacer hincapie en un concepto clave: la actitud.

En todo momento atravesamos situaciones delicadas y fases cíclicas. El hecho de que la realidad sea cruel, no nos justifica a desentendernos del mundo y a bajar los brazos. Como ya mencioné en otro artículo, tanto en los momentos de auge como en los de crisis, se gana. Y quién siente la autoridad para determinar si es más importante ganar dinero que experiencia -la cual puede servir para ganar dinero luego o evitar perderlo-, ¿quién puede explicar lo que se siente al pasar por un momento crítico y haber sobrevivido éxitosamente?

Y la verdad es, que no existe ninguna excusa sobre la actitud que decidimos tomar ante las cosas, pues si bien la realidad no siempre la podemos modificar, la actitud que tengamos ante la misma, definitivamente que siempre puede ser cambiada.

Entendamos que modificando nuestra actitud ante las cosas, ésto se verá reflejado en el mundo externo. Imagínense la armonía que se podría lograr si todos cambiásemos nuestra actitud. Utópico, pero no del todo.

Gracias por su tiempo y espero sus comentarios.

3 comentarios:

Fede Ascencio dijo...

Darío, la última frase es EXCELENTE.

Comparto lo que decís. Es díficil "bajarlo a tierra", pero en definitiva si estamos en un gran momento y nuestra actitud es negativa, lo cierto es que tampoco podremos avanzar.

Por ende, es lo mismo si estamos en un excelente momento de auge con una mala actitud o un momento de crisis con una buena actitud. Y es mejor el segundo caso creo.

Ojalá la tendencia se revierta y comencemos a leer nuevamente en los diarios noticias motivadorass.
Fuerte abrazo

Fede

Anónimo dijo...

Me gusto muchísimo...
Pondré en práctica tus sugerencias

Dario Blatman dijo...

Me alegro que te haya servido.
Probá cambiando la actitud y verás como lo externo se modificará también.

El cambio empieza por uno mismo.

Saludos

DEJA TU COMENTARIO
Gracias por visitar Pasión por Emprender, a continuación escribe tu comentario.

Éxitos!!!

Que es Pasion Por Emprender

Pasion por emprender es un blog dedicado a los emprendedores, negocios y empendimientos que intenta promover la cultura emprendedora y definir que es un emprendedor y cuales son sus caraceristicas y su filosofía. Se pretende, también, brindar recursos y ayuda a empendedores en la creación de empresas tales como información para el armado de un plan de negocio.


Suscríbase al Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.