¿Qué te parece este blog?

¿Te gustaría que volvamos a escribir?

viernes, 25 de abril de 2008

En ¿búsqueda? del socio ideal

El último miércoles 23 de Abril, en el Auditorio de la Universidad Torcuato di Tella y frente a un nutrido público compuesto por estudiantes de Economía y Economía Empresarial, ofrecieron una charla Matias Mosse y Santiago Bilinkis, dos jóvenes empresarios argentinos, emprendedores, y exitosos. Fueron muchas las experiencias que narraron, pero más las preguntas que surgieron de quienes fueron a escucharlos. Y muchas estuvieron relacionadas con la forma de encontrar al socio ideal, a aquel con quien encarar un proyecto, una idea o una sociedad.

En un post anterior traté de explicar lo que a mi me parece que tiene que tener un socio, lo que uno tiene que encontrar en él para que el complemento sea perfecto. Dijeron Matias y Santiago en la charla que una sociedad es como un matrimonio... y es verdad. No se puede salir a buscar un socio, así como no se puede salir a buscar una esposa. En ambos casos son situaciones que se dan, personas que se conocen, al azar o no al azar, o porque alguien se acerca uno y le dice "Tenés que conocer a este persona. Es justo para vos". No es que existan personas justas para cada uno, pero con el correr de las relaciones uno se va dando cuenta de con quién comparte formas de trabajar, de encarar las cosas y de tirar para adelante.

Pero entonces, ¿cómo hago para asociarme? ¿Debo tener una idea previa? Ni sí ni no. No tiene sentido tener una idea y buscar a un amigo o conocido para que te ayude, siendo necesario convencerlo de que el proyecto tiene sentido. En la mayoría de las situaciones no se sale a buscar a alguien con quien compartir el desarrollo de un proyecto, sino que quizás desde la Universidad, con alguien con quien se compartieron realizaciones de Trabajos Prácticos, organizaciones de fiestas universitarias, preparación de torneos internos, proyectos de Acción Social, o lo que fuere, se dieron situaciones en las que hubo química, en las que hubo buena interacción y relación, y la toma de decisiones fue equilibrada y ordenada. Con esas personas, con los que uno va sintiendo que se trabaja de forma comoda, es con quienes los proyectos surgen y prosperan.

Otro tema a tratar es la confianza. No se puede ni siquiera imaginar en asociarse con una persona en la que no se pueda confiar plenamente. Y la confianza tampoco se puede pensar en algo que se puede ganar de a poco, tiene que estar desde el principio, y nunca debe perderse. Al dividir la toma de decisiones, cada uno de los socios tiene que saber que el otro va a tomar una decisión mejor o igual a la que uno mismo tomaría, porque para eso son las sociedades. Para que todo sea mejor que si uno lo hiciera solo. Para que haya dos visiones, críticas, constructivas, o destructivas. Porque cuando en una sociedad un proyecto no va, se empieza con uno nuevo. Pero la sociedad sigue.

En mi caso personal tuve varias experiencias en las que comencé con proyectos que tenían potencial, posibilidad de crecimiento y visión de expasión, pero cometí el error de no pensar con quién encararlos. A veces la relación con los amigos es tan buena que se puede pensar que encarando un proyecto, cualquiera que sea, la relación va a permitir que encararlo sea desde divertido hasta fructífero. Pero a veces lo divertido se presenta en exceso y una reunión para analizar y tomar decisiones se transforma en una salida, y las cosas no salen. Contaré algunas de estas situaciones en próximas entradas.

2 comentarios:

senderonatural dijo...

Encantada de haberlos encontrado! me pareció muy benéfica la nota de buscar un socio ideal y eso me está pasando a mí, quiero iniciar un emprendimiento gastronómico con una amiga, en donde yo encararía la parte de ventas y ella de cocina, pero ella está trabajando en otro lugar si es que la llaman, y tengo temor que por ser dinero seguro (aunque muy poco) cuando la llaman, deje de lado los pedidos que puedan ir surgiendo en este proyecto.
En verdad no se que hacer ni como hacer, mis ganas y mi conviccion del proyecto son más del 110% pero...puedo exigir que el otro está full time como yo?
Les aclaro que cocinariamos en casa y yo pongo i auto para entrega. Cariños. Gaia

Michel Mosse dijo...

Gaia, antes que nada, gracias por el comentario. Te comento que la situación que nos comentás se da frecuentemente a la hora de comenzar con un emprendimiento. Es normal que, aunque ambas estén al 110%, siempre alguna de las partes tenga otro proyecto en carpeta el cual, por ser más seguro, pueda llevar a preferir ese a encarar algo propio.

Te propongo que lo hables con tu amiga, que analicen bien el emprendimiento que tienen en mente, porque si realmente apuestan al mismo como una fuente segura de ingresos, entonces no hay razones -más que la aversión al riesgo por parte de tu amiga-, para que no comiencen a planificar cómo comenzar.

Saludos,

Michel

DEJA TU COMENTARIO
Gracias por visitar Pasión por Emprender, a continuación escribe tu comentario.

Éxitos!!!

Que es Pasion Por Emprender

Pasion por emprender es un blog dedicado a los emprendedores, negocios y empendimientos que intenta promover la cultura emprendedora y definir que es un emprendedor y cuales son sus caraceristicas y su filosofía. Se pretende, también, brindar recursos y ayuda a empendedores en la creación de empresas tales como información para el armado de un plan de negocio.


Suscríbase al Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.